Eficacia de los psicofármacos en niños y adolescentes con trastorno de conducta perturbador

Boletín Psicoevidencias nº 53
ISSN 22544046

PREGUNTA COMPLETA

¿Son eficaces los psicofármacos para el tratamiento del trastorno de conducta en niños y adolescentes?

PREGUNTA PICO

Población: niños y adolescentes con trastorno de conducta.
Intervención: tratamiento psicofacológico.
Resultado: eficacia en la mejora de síntomas.

ESTRATEGIA DE BÚSQUEDA

Se realiza una primera búsqueda bibliográfica en Tripdatabase utilizando los siguientes descriptores: “children and adolescents”, “disruptive behavior disorder “, “conduct disorder”, “pharmacotherapy” y “efficacy”. Se obtiene 120 resultados, de los cuales 6 son revisiones sistemáticas. No se selecciona ninguna por no ajustarse a la pregunta formulada. En Epistemonikos utilizando los mismos descriptores, se obtienen 86 resultados, de los cuales 55 son revisiones sistemáticas. Se restringe la búsqueda a los últimos 5 años y se obtienen 4 revisiones sistemáticas, de las cuales se seleccionan 2 por responder a la pregunta pico.

A continuación, en Cochrane Library se realiza otra búsqueda con los mismos descriptores. Se obtienen 28 resultados. No se selecciona ninguno.

Por último, se realiza una busqueda en Pubmed pico con los mismos descriptores. Se obtienen 92 resultados. Se restringe la búsqueda a solo revisiones sistematicas y se selecciona un resultado por responder a la pregunta pico.

RESUMEN DE LA EVIDENCIA

Se analiza una revisión sistematica y meta-analisis sobre la eficacia de los antipsicóticos, el litio y los anticonvulsionantes para los problemas de conductas y agresiones en niños y adolescentes con Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), Trastorno negativista desafiante (TNG) y Trastorno de conducta (TC). Existe evidencia moderada a favor de la risperidona, esta tiene un efecto de moderado a grande en los problemas de conducta y la agresividad en jóvenes con TND o TC con y sin TDAH. El uso del haloperidol, tioridazina, quetiapina y litio para jóvenes agresivos con TC tiene una evidencia baja o muy baja. Existe evidencia de que la carbamacepina no es diferente del placebo para las agresiones en jóvenes con TC. Conclusión: Con la excepción de la risperidona, la evidencia que respalda el uso de aptisicoticos y estabilizadores del animo es baja (1).

Otra revisión sistematica evalua el efecto y la seguridad de los antipsicóticos atípicos en comparación con el placebo, para el tratamiento de los TC en niños y adolescentes. Analiza los efectos sobre la agresividad, los problemas de conducta. Resultados: Existe evidencia a favor de que la risperidona reduce la agresividad y los problemas de conducta. Faltan datos sobre otros antipsicóticos atípicos como la quetiapina y la riprasidona. Conclusiones: Existe cierta evidencia de que la risperidona a corto plazo puede reducir la agresividad y los problemas de conducta en niños con TC. Falta evidencia para el uso de quetiapina, ziprasidona o cualquier otro antipsicótico atipico para el TC y no hay evidencia para menores de 5 años. Dada la efectividad de las intervenciones de entrenamiento a padres en el manejo de TC y la evidencia un poco equivoca sobre la eficacia de la medicación, es importante no usar la medicación sola y esto es consistente con las guias de práctica clincia actuales (2).

El ultimo artículo es una revisión sistematica y metaánalisis sobre la eficacia de la medicación en la agresividad en niños y adolescentes con TC teniendo en cuenta el impacto del rasgo de insensibilidad emocional. Resultados: El metilfenidato y la risperidona mostraron los mayores efectos sobre la agresividad; otros antipsicóticos muestran eficacia clínica en los TC, pero la evidencia se observa en ensayos abiertos. Existe alguna evidencia de baja calidad para apoyar un pequeño efecto de los estabilizadores del estado de animo y otros agentes. Conclusión: considerando la heterogeneidad del trastorno, se necesitan más estudios para definir los efectos de la medicación (3).

CONCLUSIÓN

Estos hallazgos sugieren que la risperidona es el antipsicótico atípico con mayor evidencia para reducir la agresividad y las conductas problemáticas en niños y adolescentes con TC. Sin embargo, debido a la efectividad de los entrenamientos para padres en el manejo de estos trastornos y los efectos secundarios (aumento de peso) no se recomienda su uso como único tratamiento. Es necesario más estudios para definir los efectos de la medicación.

EVALUACIÓN DE LA EVIDENCIA

Grado Estudio Número
1 Revisión sistemática/Metaanálisis 3
2 Ensayo clínico aleatorizado 0
3 Cohortes/Casoscontroles 0
4 Opinión de expertos 0
G Guías de práctica clínica 0

REFERENCIAS

(1) Pringsheim, T., Hirsch, L., Gardner, D., & Gorman, D. A. (2015). The pharmacological management of oppositional behaviour, conduct problems, and aggression in children and adolescents with attention-deficit hyperactivity disorder, oppositional defiant disorder, and conduct disorder: a systematic review and meta-analysis. Part 2: antipsychotics and traditional mood stabilizers. Canadian journal of psychiatry. Revue canadienne de psychiatrie, 60(2), 52-61.
(2) Loy, JH., Merry, SN., Hetrick, SE, & Stasiak K. (2017). Atypical antipsychotics for disruptive behaviour disorders in children and youths. Cochrane Database Syst Rev. 8 ():CD008559.
(3) Balia, C., Carucci. S., & Zuddas, A. (2018). The pharmacological treatment of aggression in children and adolescents with conduct disorder. Do callous-unemotional trait modulate the efficacy of medication? Neuroscience & Biobehavioral Reviews, 91, 218-238.

AUTORÍA

Ana Mª Calvo Muñoz. PIR 1. Hospital Universitario Reina Sofia, Córdoba.
Mª Carmen Alcaide Gil. PIR 2. Hospital Universitario Reina Sofia, Córdoba.