Eficacia de las terapias de tercera generación en el tratamiento de los trastornos alimentarios

Boletín Psicoevidencias nº 53
ISSN 2254-4046

PREGUNTA COMPLETA

¿Son eficaces las terapias de tercera generación en el tratamiento de los trastornos alimentarios?

PREGUNTA PICO

Población: pacientes con diagnóstico de trastorno de la conducta alimentaria (TCA).
Intervención: terapias de conducta de tercera generación (se incluyen en este término: terapia de aceptación y compromiso, terapia dialéctica conductual, terapia centrada en la compasión e intervenciones centradas en el mindfulness).
Resultados: eficacia en el tratamiento de los síntomas del TCA.

ESTRATEGIA DE BÚSQUEDA

Se realiza una primera búsqueda bibliográfica en Tripdatabase utilizando los descriptores: “eating disorders”, “third wave intervention” y “efficacy”. Se obtienen un total de 174 resultados, de los cuales no se selecciona ninguno por no ajustarse a la pregunta formulada. En Epistemonikos, utilizando los mismos descriptores, se obtienen 2 resultados y se seleccionan ambos por dar respuesta a nuestra pregunta.

A continuación, en la Cochrane Library se realiza otra búsqueda con los descriptores (“third wave therapy”) AND (“eating disorder”) sin obtener resultados relevantes. Por último, se realiza una búsqueda en fuentes primarias utilizando los descriptores anteriores, en PubMed se encuentran 5 resultados y se selecciona uno de ellos por ajustarse a nuestra pregunta. No se halla ninguna evidencia al respecto en las principales guías de práctica clínica.

Únicamente se excluyeron aquellos artículos cuya fecha de publicación fuera anterior a 2008 o que se refirieran exclusivamente a alguna terapia concreta (p.e. terapia de aceptación y compromiso).

RESUMEN DE LA EVIDENCIA

Se analiza un metaanálisis de 2017 que reúne 13 ensayos clínicos aleatorizados (ECA) y 15 no aleatorizados para evaluar el estado empírico de estas terapias en su aplicación a TCA. En todos los tratamientos de tercera generación se obtienen grandes mejoras de los síntomas previos a la intervención. La Terapia Dialéctica Conductual (DBT) se establece como posiblemente eficaz para Bulimia Nerviosa (BN) y Trastorno por Atracón (TA). La terapia de Esquemas (ST) sólo puede considerarse posiblemente eficaz para la BN, aunque no para otros TCA. La Terapia Centrada en la Compasión (CFT) y las intervenciones centradas en el Mindfulness (MBI) se hallan como posiblemente eficaces para el tratamiento del TA. Y por último, se encuentra que la ACT no es actualmente un tratamiento eficaz para ningún TCA. Por tanto, ninguna de las terapias de tercera generación analizadas cumple con los criterios establecidos para un tratamiento con apoyo empírico para subgrupos de TCA, manteniéndose la Terapia Cognitivo Conductual (TCC) como tratamiento de primera elección en la mayoría de estos trastornos (1).

En otro metaanálisis de 2018, que incluye 13 ECA, se encuentra que este tipo de terapias (concretamente: ACT, DBT, MBI y CFT) producen mejoras significativas y modestas en los TCA y en la preocupación por la imagen corporal, siendo las intervenciones desde la DBT las que producían los mejores efectos. Los resultados obtenidos por estas terapias fueron significativamente superiores a los de las condiciones de control inactivas (aunque no activas) en la reducción de los desórdenes del comportamiento alimentario (2).

El último artículo se trata de una revisión narrativa que realiza una síntesis de varias fuentes que evalúan la eficacia de las TCC de tercera generación para el tratamiento de la AN. Refiere que ACT y DBT son más efectivas que las terapias estándar. Otra ventaja añadida es que DBT interviene en rasgos de personalidad disfuncionales que suelen coexistir con AN. Con respecto a las MBI, aplicado éste en la exposición gradual a estímulos corporales, se encuentra que es una terapia eficiente a corto plazo y que reduce significativamente las conductas de comprobación y evitación corporales, así como la ansiedad asociada a ellas y la preocupación por la figura y el peso (3).

CONCLUSIONES

Estos hallazgos sugieren que las intervenciones basadas en las terapias de conducta de tercera generación, aunque actualmente no cuenten con apoyo empírico suficiente para constituirse como tratamiento de elección para los TCA, tienen un gran potencial para intervenir eficazmente en este tipo de trastornos. Además, también se ha encontrado que tienen la posibilidad de ser utilizadas como programa preventivo de los TCA pudiendo reducir la influencia de factores de riesgo asociados al desarrollo de los mismos.

Sin embargo, y aunque los resultados hallados hasta el momento sean positivos, se necesitan más estudios que apoyen su eficacia, por lo que el tratamiento de elección para la mayoría de los TCA continúan siendo las terapias cognitivo conductuales clásicas.

EVALUACIÓN DE LA EVIDENCIA

Grado Estudio Número
1 Revisión sistemática/Metaanálisis 2
2 Ensayo clínico aleatorizado 0
3 Cohortes/Casos-controles 0
4 Opinión de expertos 1
G Guías de práctica clínica 0

REFERENCIAS

(1) Linardon, J., Fairburn, C., Fitzsimmons-Craft, E., Wilfley, D. and Brennan, L. (2017). The empirical status of the third-wave behaviour therapies for the treatment of eating disorders: A systematic review. Clinical Psychology Review, 58, pp.125-140.
(2) Linardon, J., Gleeson, J., Yap, K., Murphy, K. and Brennan, L. (2018). Meta-analysis of the effects of third-wave behavioural interventions on disordered eating and body image concerns: implications for eating disorder prevention. Cognitive Behaviour Therapy, 48(1), pp.15-38.
(3) Starzomska, M., Wilkos, E. and Kucharska, K. (2018). Modern approaches to the treatment of anorexia nervosa: The third wave of cognitive-behavioral therapy. Psychiatria Polska, 52(4), pp.651-662.

AUTORÍA

Adriana Quero Martín. PIR 3. Hospital Universitario Reina Sofía, Córdoba.