Comorbilidad entre adicción al juego y trastorno depresivo

Boletín Psicoevidencias nº 52
ISSN 2254-4046

PREGUNTA COMPLETA

¿Padecen depresión los pacientes con adicción al juego?

PREGUNTA PICO

Población: pacientes con adicción al juego.
Intervención: comprobar relación con depresión.
Resultado: comorbilidad entre ambas patologías.

ESTRATEGIA DE BÚSQUEDA

Se realiza una búsqueda en inglés empleando los descriptores “depression” y” gambling addiction” en el Tripdatabase obteniendo 14 resultados de los cuales se selecciona uno por tener relación con la pregunta planteada y ser el más reciente. Con los mismos descriptores, se realiza una nueva búsqueda en Pubmed restringiendo a los últimos 5 años, con acceso a artículo completo y en estudios realizados en humanos obteniendo 86 resultados, de los cuales se seleccionan 6 por su pertinencia a la pregunta PICO. Por último, se hizo una búsqueda en Fuentes Primarias, en base de revisiones sistemáticas y guía de prácticas clínicas, en las que no se encuentran resultados relevantes.

RESUMEN DE LA EVIDENCIA

En un estudio controlado y aleatorizado se refleja que una de los principales diagnósticos prevalentes en pacientes con diagnóstico principal, juego problemático, es trastorno del estado de ánimo, siendo el trastorno depresivo el de mayor prevalencia (34.7%) (1).

En una revisión sistemática y metaanálisis de trastornos comórbidos en jugadores patológicos revelan altas tasas de trastornos psiquiátricos ( siendo más frecuente el trastorno depresivo ( 38%) y trastorno por abuso de sustancias . Estos pacientes buscan tratamiento en Servicios de Salud Mental o Adicciones para manejar su psicopatología comórbida, lo que implica que la condición psiquiátrica puede ser más preocupante que el problema del juego o que los jugadores son más conscientes de su sintomatología comórbida (2).

En un estudio longitudinal se estudia la relación temporal entre el juego problemático y los trastornos mentales y por consumo de sustancias en la edad adulta con objetivo de examinar la asociación entre ambos, demostrando que el juego se asocia a una mayor probabilidad de depresión, y dependencia a sustancias. Así, evitando el desarrollo del juego patológico tempranamente en la edad adulta, puede disminuir la aparición de estos trastornos (3).

Un estudio longitudinal de la relación temporal entre el juego patológico y los trastornos mentales con adolescentes y muestras de adultos jóvenes encuentra que el juego aumenta la probabilidad de síntomas depresivos concluyendo que los profesionales de la salud deben conocer el vínculo que existe y la posibilidad de un aumento de trastornos mentales incidentes en adultos jóvenes (4).

En un ECA, se investigan las posibles relaciones recíprocas entre los síntomas depresivos y problemas del juego, reflejándose que el trastorno depresivo mayor es tres veces más común entre los jugadores patológicos que entre los que no. Por tanto la detección activa y el tratamiento de ésta puede ser crítico para las personas con problemas en el juego que buscan ayuda (5).

En un estudio de casos y controles se han encontrado respuestas cerebrales alteradas en pruebas de neuroimagen en jugadores patológicos, coincidiendo con la concurrencia con otros trastornos mentales siendo los trastornos del ánimo, principalmente depresión (50%) y trastorno por consumo de sustancias los más frecuentes, pudiendo atribuirse las alteraciones cerebrales con las patologías comórbidas (6).

CONCLUSIONES

El resultado obtenido en nuestra búsqueda muestra la comorbilidad entre la adicción al juego y el trastorno depresivo en un mismo paciente. En todos los estudios usados se sugiere el conocimiento por parte de los profesionales del vínculo entre ambos y el tratamiento de la patología depresiva para prevenir la posterior adicción al juego en dichos pacientes.

Del mismo modo se han detectado alteraciones cerebrales en estudios de neuroimagen cuando concurren ambas patologías.

EVALUACIÓN DE LA EVIDENCIA

Grado Estudio Número
1 Revisión sistemática/Metaanálisis 1
2 Ensayo clínico aleatorizado 4
3 Cohortes/Casos-controles 1
4 Opinión de expertos 0
G Guías de práctica clínica 0

REFERENCIAS

(1)Rodriguez Monquio R, Errea M, Volberg R. Comorbid pathological gambling mental health, and substance use disorders. Clinician specialty. J. Behav Addict. 2017 ;6(3): 406-415.
(2)Nick A Dowling, Sean Cowlishaw, Alun C Jackson, Stephanie S Merkouris, Kate L Francis, Daren R Christensen. Prevalence of psychiatric comorbidity problem gamblers: A systematic review and meta-analysis. Aust NZJ Psiquiatria. 2015; 49 (6): 519-539.
(3)Afifito, Nicholson R, Martins SS, Sareen J. A longitudinal study of the temporal. Relacion Between problem Gambling and Mental Substance Use Disorders Among Young Adult. Can J Psiquiatria. 2016; 61(2):102-11.
(4)Annie Chinneck BA, Sean P Mackinnon PhD , Sherry H Stewart PhD. Investigating Possible Reciprocal Relations Between Depresive and problem Gambling Symptoms in Emerging Adults. Can J Psiquiatría. 2016; 61(2): 93-101.
(5)Jamey J Lister PhD, Alesks Milosevic PhD, David M, Ledgerwood PhD. Psycological Characteristics of problem Gamblers with and without Mood Disorder. Can J Psiquiatría. 2015;60(8): 369-376.
(6)Fauth-Buhler M, Zois E, Vollstadt-Kleins Lemenager T, Beutel M, Mann K. Activity of the island and the striated body in the processing of the monetary reward related to the effort in the disorder of the game: the role of depressive symptomatology. Neuroimage Clin. 2014; (6) 243-51.

AUTORÍA

María de los Angeles Chacón Gamero. FEA Psiquiatría. H. U. de Puerto Real, Cádiz.
María Nieves Baez Amuedo. FEA Psiquiatría. H. U. de Jerez de la Frontera, Cádiz.